Clásicos populares del vino

El famoso espacio radiofónico de Fernando Argenta “Clásicos Populares”, de Radio Nacional de España, en antena durante más de 30 años, fue la excusa para uno de las secciones de vino del programa Esto me suena. Fernando Argenta abordaba de una manera amena una música que aparentemente no suele resultar cercana, y sus oyentes participaban directamente en el programa. Salvando las distancias con el gran Argenta, decidí abordar algunos “clásicos del vino”. Este fue el resultado que, si quieres, puedes escucharlo en el podcast del día 3 de Febrero. Y, por supuesto, puedes participar.

1- ¿Existen los vinos clásicos? Parece que se les enfrenta a “los modernos”, y son estos últimos lo que por ahora ganan la batalla, e incluso se hablan de ellos con cierto lenguaje peyorativo y aire de superioridad. ¿Son clásicos por su estilo o porque el que los bebe se considera un moderno?. ¿Por ser excesivamente conocidos y eso no puntúa, o por representar, sin más, otra filosofía de elaboración? O quizás sea porque el supuesto consumidor es un clásico y por ello ya se rechaza. Defiendo los mal llamados “vinos clásicos”, porque los hay y excelentes. Y no olvidemos que esto es un boomerang, todo vuelve.

2- ¿Hay denominaciones de origen o zonas vitivinícolas clásicas? Esto también se escucha en muchas ocasiones. Sería más correcto hablar de las denominaciones históricas o las más antiguas Jerez, Montilla, Málaga, Rioja, Tarragona, Alella, Priorato o Valencia. Pero no sería correcto decir que sus vinos son por ello clásicos. Y desde luego que ejemplos que demuestran los contrario existen, y en gran cantidad.

3- ¿Una variedad puede ser clásica? Creo más bien que cierta mezclas de algunas representan una forma de elaboración del vino tradicional, casi como un paradigma histórico. Tempranillo, Mazuelo y Graciano en Rioja, Macabeo, Xarel.lo y Parellada en el cava etc.

Murales clásicos...
Murales clásicos…

 

4- Un clásico del vino es la gaseosa en los menús. Sin decir nada ya te la ponen.

5- Otro clásico, la bota y el porrón, es decir, el vino como bebida colectiva. Hace poco se presentó en una feria parisina “Porrón Pompero” un diseño moderno y versión fashion de todo un clásico. En Estados Unidos los venden con típico español. ¡Que todo vuelve!

Un clásico revisado
Un clásico revisado

 

6- Clásicos son los refranes del vino. Algunos sencillos, “con pan y vino se anda el camino”, otros didácticos, “bebe el agua a chorro y el vino a sorbos”, “el buen vino en cristal fino; el peleón en el jarro o en el porrón”. Muchos son locales, “echa vino de Jerez, que si no puedo salir adelante saldré al revés”. Muy machistas hay para aburrir, “a mujer y el vino sacan al hombre de tino”, “mujer casada, es viña vendimiada”. Y otros muchos bastante bestias, “cuando el viejo no puede beber, la fosa le pueden hacer”.

Clásicas leyendas en las bodegas
Clásicas leyendas en las bodegas

 

7- El mejor blanco es un tinto. Un clásico al que ni merece la pena dedicarle una línea.

8- Directamente relacionado con la música clásica existen muchas propuestas. Bodegas que crían y fermentan sus vinos bajo el suave sonido de algún cuarte de viento y cuerda. Otros optan por contratar a un violinista para que toque en sus viñas para el bienestar de la planta. El denominado “efecto Mozart” dicen que funciona. Argumentos: la vid crece más rápido o el vino adquiere un carácter más afrutado. Sin comentarios.

Y yo, con música clásica me tomaría un buen mal llamado “clásico”. Y si es escuchando a Argenta, mucho mejor.

Comentarios en Facebook

comentarios