Marketing del vino que vino del mar

“Esos animalitos tienen que estar debajo del agua, ¿no?”. Eso fue lo que con gracia gaditana me respondió el camarero del restaurante donde hice la foto. Había metido las botellas con otros peces y crustáceos.

Una de las campañas de marketing del vino más interesantes que se han lanzado últimamente la protagoniza el vino Castillo de San Diego del Grupo Barbadillo. El slogan de la campaña lleva por nombre “El vino que vino del mar”.

¿Quién no conoce Castillo de San Diego?, ¿cuántas personas lo habrán probado, al menos, una vez?, ¿en qué región de España no lo podemos encontrar? ¿quién no lo relaciona con el sur? Por eso, no me interesa tanto hablar del vino gaditano, uno de los blancos más vendidos de España, como de la campaña ejemplar que se ha diseñado a medida de esta marca. Una marca-metonimia, “un barbadillo”, “un castillo”. La bodega ha conseguido algo muy difícil: el todo por la parte. Convertir que un vino blanco andaluz lleve el nombre de una bodega legendaria de vinos generosos por toda España. Una bandera que ondea por encima de las históricas soleras, una bandera popular que es punto de mira de muchos consumidores, pasados, presentes y futuros, que a través de un vino pueden adentrarse en un mundo no de castillos, sino de maravillosos “barbadillos”.

 

Nueva imagen de Castillo de San Diego 2011
Nueva imagen de Castillo de San Diego 2011

 

“El vino que vino del mar” es más que un slogan, es un gran paragüas que cubre sorprendentes e imaginativas acciones de promoción dignas de mención.

Empecemos por la imagen de la botella. Del tradicional color verde a lanzarla en una serie limitada de imágenes alegres, divertidas y originales. Boquerones, mejillones, pulpos y gambas recorrieron las mesas de restaurantes de toda España. ¿Qué hay más marino y más gastronómico a la vez? Una conexión genial. Y porque todo un icono de los vinos más populares de nuestro país se atreve a romper moldes con elegancia. En su segundo año de campaña, la botella, decorada con un fondo marino, parece haber salido del mar, un atractivo y relajante color azul.

“El vino que vino del mar” es en sí mismo toda una declaración de intenciones. Sitúa la bodega en el mapa, Sanlúcar de Barrameda y su entorno, relaciona el vino con los productos del mar. Es el perfecto y más sonoro mensaje donde armonía y vino se funden.

 

La Cocina del Mar II foto-por-cristina-alcala
La Cocina del Mar II

 

La apuesta del Grupo Barbadillo por la cocina es otro de sus baluartes. Este año celebró el La Cocina del Mar II. Los cocineros Francis Paniego, Paco Morales, Marcos Morán y Dani García han pasado por Sanlúcar de Barrameda. Pero lo han hecho de una manera muy especial. Los cuatro cocineros con estrella presentaban y elaboraban varios platos para la ocasión para un grupo de personas, en su mayoría restauradores. Castillo de San Diego siempre presente en la cocina y apostando fuerte. Alianzas gastronómicas exitosas.

El vino que vino del corazón de generaciones por mantener su identidad.

Los cocineros con el Presidente del Grupo Barbadillo, foto-por-cristina-alcala
Los cocineros con Manuel Barbadillo, Presidente del Grupo Barbadillo

 

Comentarios en Facebook

comentarios