Biodinámico, ecológico o natural

Estas son las tres palabras claves en torno a la que giran la reflexión sobre la nueva viticultura que ahora sale a la luz en España. Bajo el título “Vinos sensibles con la naturaleza”, el diario nacional El País, ha publicado un artículo en el que he intentado disipar algunas dudas al respecto. Y no solo interrogantes, sino falsas ideas y estereotipos que en muchas ocasiones nada tienen que ver con la realidad del actual mundo del vino. Porque detrás de la viticultura biodinámica hay grandes profesionales que lo practican en silencio y sin alardes de creerse chic, solo sintiendo que es su deber adquirir un compromiso con aquello que es su modo de vida, la tierra y la vid. Con la viticultura ecológica, normativa que en la actualidad se está estudiando para una nueva propuesta legal, ocurre algo parecido aunque sea bien diferente en principios y prácticas. Otra cosa distinta son los llamados vinos naturales y la no utilización de sulfuroso (o en mínimas dosis) como principio de actuación. Vinos a la espera de algún marco normativo en un futuro y, lo más importante, de un mejor conocimiento por parte del consumidor. Pero para eso creo que aún queda camino y buenos caminantes.

 

Jerôme Bougnaud
Jerôme Bougnaud

 

Unos en silencio y otros a gritos, existen tantos vitivinicultores que alzan la voz, como tantas calidades de sus vinos. Otro asunto polémico. No hay ninguna relación directa entre calidad final positiva y la práctica de este tipo de viticultura y/o elaboración de vinos naturales. Por mi experiencia, los he catado extraordinarios y ordinarios. Como en los convencionales. Hacer creer lo contrario es faltar al buen hacer profesional. Pero peor aún es hacer creer que por el mero hecho de su práctica la buena calidad se le corresponde. Esta actitud no hace más que incrementar el propio descrédito. También, como en los convencionales.

 

Ester Nin y Carles Ortiz
Ester Nin y Carles Ortiz

 

Mientras aparecen nuevas marcas (y las que llegarán), las prácticas de viticultura convencional son las imperantes. Y es que esto de la viticultura biodinámica no es algo tan reciente como alguno pudiera pensar, ni una moda como otros quisieran que fuese. Más de diez años llevan algunas bodegas españolas seriamente investigando, practicando y elaborando vinos cuya diferencia viene marcada por el tratamiento del cultivo y el respeto en los procesos en bodega. No obstante, y como suele ocurrir cuando una nueva vía encuentra su nicho, la confusión en lo relativo a estas prácticas es el sentir general, y no solo en consumidores.

Vinos sensibles con la naturaleza,

viticultores sensibles con el viñedo

Si quieres leer el artículo publicado en El País, aquí te dejo el link

 

Comentarios en Facebook

comentarios