Cubas, tinos y barricas de bodegas Muga

La bodega riojana Muga es una de las pocas españolas que tienen tonelería propia. Allí trabaja el único cubero que existe en España.

Jesús Azcárate es el último maestro cubero español en activo. Pertenece a la cuarta generación de cuberos riojanos y trabaja mano a mano con su hijo en Bodegas Muga (Haro). El será quien mantenga uno de los oficios más antiguos del mundo del vino. 

Jesús trabajó con su padre desde los 16 años hasta que cerró su taller de cubería en San Vicente de la Sonsierra. El acero inoxidable acabó, casi, con el oficio. De allí fue rescatado por Bodegas Muga, donde lleva más de 40 años. Se considera cubero más que tonelero, puesto que no sólo fabrica barricas sino cubas y tinos, algo que diferencia y da identidad a Muga. De hecho, cubas (de forma ovaladas y colocación horizontal) y tinas (más cónicas y verticales) se empiezan a diseñar en una zona específica de las instalaciones de la bodega porque las dimensiones y espacio que se necesitan para su manejo en mucho mayor. Finalmente, se construyen en el lugar específico donde se van a instalar.

Jesús Azcárate, cubero de bodegas Muga

La zona de trabajo del cubero es un retazo de historia viva. Las herramientas silueteadas por el uso, los utensilios que parecen pequeñas esculturas y aperos difíciles de reconocer su utilidad, se mezclan con algunas máquinas modernas que son utilizadas para algunas fases de la fabricación de cubas y barricas. En el aserradero siguen marcando a fuego la marca de la bodega, dejando la señal del trabajo artesano y de un oficio en vías de extinción. Un oficio donde no sólo se construyen sino que se cuidan y reparan todos los recipientes, y para lo cual también hay que tener un gran conocimiento. No solo hace falta “ojo de buen cubero” sino manos expertas para tan delicado oficio.

Herramientas de la tonelería
Herramientas de la tonelería

Muga selecciona los robles en Francia y los seca de manera natural en los grandes patios que forman parte de la bodega. Son maderas de grano fino y semifino, aquellos que denotan un crecimiento más lento del árbol y cuyos anillos del tronco son más estrechos. La madera más recta y sin nudos es la utilizada para las barricas y tinos, pero nada se tira, los restos son aprovechados para otras funciones. Y es que el buen roble francés no se caracteriza por su bajo precio.

Tablones que serán las futuras duelas

La tonelería es un arte en sí mismo, un oficio que se transmite de generación en generación y que aporta al vino una diferenciación y clase especial, como lo son los vinos de Muga.

Cubas y barricas de bodegas Muga

Comentarios en Facebook

comentarios